Ser Guía de Patrulla es una de las vivencias más gratas que puede ofrecer el Escultismo, pues implica mucha responsabilidad, mucho cariño, muchas experiencias y, sobre todo, muchísimas ganas de servir a los demás, proteger a los patrulleros y patrulleras más pequeñas y orientar a la Patrulla para que siga el mejor camino. Sabemos que en tu papel como Guía, acumulas vivencias, conocimientos e inquietudes.

Es por eso que este año, las Cortes de Honor de Exploradores México Nuevo Rumbo volverán a reunirse para compartir todo esto y mucho más. La cita es el próximo 25 de febrero de 2017 en los Viveros de Coyoacán (en el acceso ubicado en la esquina de Avenida México y la calle Madrid) en punto de las 9:30 horas. La clausura será a las 15:30 horas.

Para esta actividad están convocados los Guías y Subguías de las Tropas de Muchachas Scouts y Tropas Scouts, así como sus Scouters y los Rover Scouts en servicio. La actividad tendrá un costo de $40.00 e incluye: escudo del evento; material; reconocimientos y premiación.

 Un poco de historia sobre los Viveros de Coyoacán…

 

La creación de lo que hoy se conoce como Los Viveros de Coyoacán se debe al eminente conservacionista y urbanista mexicano Miguel Ángel de Quevedo. Oriundo de Guadalajara, realizó sus estudios de bachillerato en ciencias y de licenciatura en ingeniería civil con especialización en ingeniería hidráulica en la ciudad de París. A su regreso a México en 1887, fue nombrado supervisor de las obras del drenaje del Valle de México. Aquí, el joven ingeniero se percató de que la principal causa de las inundaciones e incluso de las sequías que sufría la ciudad era la tala inmoderada de árboles por lo que dedicó gran parte de su vida a combatir la deforestación y a las labores de reforestación de la capital. En 1901 Porfirio Díaz lo nombró presidente de la recién formada Junta Central del Bosque desde donde promovió la creación de áreas verdes. Gracias a su incansable labor, la superficie de parques y jardines en la ciudad de México creció del 2% al 16% en tan sólo una década: de dos pasaron a ser treinta y cuatro.

El mismo año de su nombramiento, el conocido como “apóstol del árbol” se propuso crear el primer vivero mexicano en el barrio de Coyoacán para lo cual donó una hectárea de terreno de su rancho Panzacola. Dicho proyecto no fue inaugurado sino hasta 1907 por el presidente Díaz. Años más tarde, entre 1911 y 1934, el gobierno federal fue comprando y anexándole algunas propiedades hasta llegar a las 39 hectáreas que actualmente lo conforman. Finalmente, en 1938, Lázaro Cárdenas lo declaró Parque nacional, abrió sus puertas al público y lo nombró “Parque El Histórico Coyoacán”.

Si quieren saber más, les recomendamos este artículo.

¡No olvides llevar tu almuerzo y cambio para hacer uso de los sanitarios!

 

Pin It

Add comment

Security code
Refresh

GRUPOS MIEMBROS

Grupo 4, Aztlán

 

Grupo 59, Tonatiuh

 

Grupo 196, Tenochtitlan

 

Grupo 296, Tlalcuicalli