escudocastores19C05A67F3 E03F 41D2 6B45 DD08B43D4F4E

 

El Campamento Nacional de Castores de Scouts México se llevó a cabo los días 9 y 10 de marzo del año 2019 en las Cuevas de la Amistad, Acolman, Estado de México.
Con el entusiasmo de volverse a encontrar para compartir momentos y experiencias muy especiales, las colonias de castores de los Grupos 4, 9, 43, 59, 65, 100, 196 y 296 acudieron puntualmente a la cita bianual, logrando reunir un nutrido grupo de pequeños castores ansiosos de aprender y dispuestos a superar el primer nado… separarse un breve tiempo de su familia.


El sábado 9 cada Colonia salió muy temprano de su parque local, la aventura iniciaba por separado. Justo a las 10:00 de la mañana fueron arribando a un lugar espectacular al que se le hizo honor por su nombre con una convivencia organizada, sana y con el espíritu scout muy en alto.
Las actividades dieron inicio con mucho respeto cuando se declaró inaugurado el campamento, se conformaron las nuevas madrigueras las cuales estuvieron identificadas por colitas de los colores representativos de cada área de crecimiento, y de un consejero del cuento El Gran Roble Blanco, por lo que muy simpáticamente se apreciaron las colitas cafés, amarillas, verdes, rojas, azules y grises.
El objetivo principal fue que en la ambientación del cuento El Gran Roble Blanco, los consejeros presentaran su rol de apoyo y guías de los castores. Fue así como los asistentes pudieron conocer más de cerca a Nix el colibrí, para fortalecer su espíritu; a Ceh, el alce, para descubrir su fuerza y resistencia física; a la luciérnaga Copil que nunca se da por vencida y demuestra su carácter decidido; a la nutria Trina que es amable, cooperativa y servicial; y a la rana Kimi que con su creatividad y entusiasmo resuelve situaciones difíciles que se le presentan.
Acompañados de su muñeco de peluche favorito, el coyote Sak y Nix el colibrí, indicaron a los castores los lineamientos y comportamiento que debían seguir dentro del campamento, igualmente la reflexión para que esa misma actitud de buen comportamiento la llevaran a su vida diaria.
Conocer que Yaxx, el Gran Castor, estará allí en primera fila, como representante y confidente de los Grandes Castores y que nunca estarán los chicos solos… siempre hay alguien en quien confiar en el camino.
Fue divertido recordar que la Oración, la Ley y la Promesa del Castor exige a cada niño no solo aprenderla, sino que nos ayuda a ser mejores castores y a una temprana edad tener el compromiso de cuidar el ambiente de naturaleza a nuestro alrededor, teniendo los sentidos abiertos a lo nuevo, a los sabores, los sonidos, a las texturas… 
La caminata por las cuevas fue una experiencia muy interesante y de mucha emoción… la completa obscuridad hizo que más de uno venciera ese miedo… así como la aventura de descubrir caminos, iluminar con su lámpara y de pronto… ¡salir corriendo, riendo de nervios al descubrir un enjambre de moscos!


Convivir con otras colonias…. reencontrarse con castores que ya se conocían… descubrir nuevos nombres, pañoletas diferentes, jefes amigables, exigentes y cariñosos… compartir los alimentos, aunque hubo sabores que no eran de su agrado pero igualmente tener que comerlos, y luego ver los platos completamente vacíos.
La fogata también fue un gran momento… ¡dentro de la cueva!, qué buena vivencia… eso permitió que nadie se dispersara… ya cansados pero con suficiente energía para volver a cantar y jugar. El día había sido marcado por un cielo despejado y un sol abrasador, pero la noche… con un clima extraordinario, el cielo estrellado, el lugar seguro, las tiendas de campaña puestas y dispuestas para descansar… 
Dos días memorables, con las expectativas cumplidas, el domingo por la tarde, llegó el inevitable momento de despedirse de los hermanos castores y del lugar… finalmente la foto del recuerdo y el agradecimiento y reconocimiento para las personas que integraron el equipo de apoyo, muy valioso también.
Ya solo quedaba el retorno y la entrega de cada niño a sus padres… quienes los esperaban con ansiedad y emoción… con la satisfacción de saber que están trabajando en la formación de futuros hombres y mujeres de bien.
Y los Jefes… misión cumplida… muchas gracias y que Dios siga bendiciendo su camino, siéntanse orgullosos por la huella que van dejando… hasta la próxima aventura y…

¡BUEN NADO!

Pin It

Add comment

Security code
Refresh